Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

HABLANDO CON LOS MATERIALES

HABLANDO CON LOS MATERIALES

Elena es joyera, lo lleva puesto, lo irradia, lo transmite con sus palabras, con sus gestos. Tiene un mensaje que cala a la primera, sin ambigüedades ni rarezas, es una artista de tomo y lomo. En plena pandemia se me ocurrió que podría ser interesante entrevistar a determinadas personas relacionadas con el mundo del arte palentino. La primera fue ella. Palencia es una joya en bruto y qué mejor que una afamada joyera para hablarnos de la relación entre este arte y esta ciudad. Desgraciadamente, la grabación de la entrevista se perdió, y después del fervor inicial,  lo que queda es un recuerdo guiado y recompuesto con Elena, a partir de las notas que fui tomando en aquella primera entrevista, sobre su arte, su fabricación de joyas exclusivas y de calidad. Todo un lujo.

-¿Cómo te iniciaste en la joyería?

Comencé en el año 98, me formé como Técnico de Grado Medio y de Grado Superior en Diseño Artístico de Joyería en la Escuela de Artes “Mariano Timón” de Palencia, amplié mis estudios de joyería durante tres años Escuela d’Art i Disseny de Tarragona, trabajando técnicas contemporáneas, en metal, vidrio artístico y grabado sobre metal. Todo esto me ayudo a tener una visión más amplia del sector y a saber que me quedaba mucho por aprender. Soy una curiosa empedernida. En Barcelona realicé varios cursos de cera perdida. Complementaba mi formación trabajando en talleres de joyería en Lleida y Tarragona. Nunca se acaba de aprender.

En 2010 comenzó mi andadura como docente. He impartido workshop en la Escuela Aziz en Barcelona, en la Universidad Central de Saint Martins en Londres , en la escuela Ar.Co a través de la asociación PIN en Lisboa, en el estudio de Valentim Quaresma en Lisboa, en la Escuela Superior de Diseño de Barcelona. Desde 2013 soy maestra de taller de joyería en la Escuela de Arte y Superior Mariano Timón.

– ¿Qué es para ti la joyería?

– La joyería es mi pasión y mi vida, para mí es arte portable con una fuerte carga emocional y conceptual. Las considero mini esculturas, para nosotros el cuerpo es lo mismo que el lienzo para un pintor.

La joyería artística y contemporánea tiene una formación y un mercado diferente del que estamos acostumbrados en joyerías convencionales. Aún queda mucho trabajo para que este en el lugar que la corresponde. En Europa está mucho más reconocida que en España, he de destacar el gran trabajo que se hace en Cataluña, Valencia y Madrid.

– ¿Crees que una joya es un simple complemento?

-Hay joyas que sí, que son adornos corporales, moda un complemento. Pero para mi la joyería artística o contemporánea es mucho más que un mero complemento. Es un medio de de expresión artística, con un lenguaje multidisciplinar de comunicación individual y social.

– ¿Qué es la joyería contemporánea?

La joyería contemporánea va más allá de un complemento o una pieza hecha de materiales preciosos, es cultura transformadora. Creamos objetos tridimensionales pensados para el cuerpo desde la pasión y la libertad absoluta de búsqueda y experimentación. Fusionamos oficios y técnicas tradicionales con otras más innovadoras, utilizamos materiales y técnicas que no son propios de la joyería tradicional con el compromiso de comunicar y hacer sentir la joyería.

Utilizamos nuevos lenguajes visuales y simbólicos, que surgen tras la observación, reflexión e investigación. La joyería artística y contemporánea crea piezas únicas y se caracteriza por el concepto y la reflexión que hay detrás, por romper fronteras en cuando a los materiales, técnicas y tamaños. Cualquier material es perfecto si está bien trabajado y en armonía a lo que se quiere expresar. Los materiales son el medio para crear y dar forma a las ideas, ofrece la posibilidad de crear nuevos mundos en pequeño formato, ecosistemas autónomos que están codificados en la materia y en los símbolos. Son grandes diálogos que se hacen en silencio.

Es muy curioso trabajas y viajas mucho a Portugal. ¿Cuál es la razón?

– Sí, en Portugal me encuentro como en casa, y me encanta ir a trabajar y a visitar a amigos y compañeros que trabajan en Lisboa, como Valentim Quaresma, Carlos Silva, allí tengo una gran familia.

También he estado trabajando en Barcelona, Tarragona y es otro mundo, echo mucho de menos aquellos años. El resto de España está muy por detrás de lo que se está haciendo en el resto de Europa y en Cataluña. Aquí solo se contempla como arte la pintura, la escultura, la arquitectura…

– ¿Cómo ves tú joyería en Palencia? ¿y las nuevas tendencias?

– Es una joyería clásica y comercial. Para dar a conocer la joyería artística hace falta sensibilizar y cambiar la mentalidad… Para ello es necesario nutrirse de un discurso más actual. Hace falta explicar cómo trabajamos, dar a conocer nuestro proceso creativo, acercar a la gente nuestro trabajo y nuestra visión artística…

– Hace un año creaste una colección inspirada en Palencia, me puedes contar algo más de este proyecto.

Fue una colaboración con una peluquería de la ciudad a través de la firma comercial Matrix (Loreal) y fue publicada en revistas especializadas de moda, peluquería y estética.

De este proyecto nacieron 10 piezas que realicé con materiales recolectados y encontrados, plumas, cuerdas, cereales, corteza y lana. Fue una inversión en la esencia de lo que caracteriza a Palencia a través de los materiales. Mi inspiración fueron los paisajes, los campos de cereal, sus tradiciones y cultura. Busqué en la materia prima y las tradiciones mi mejor aliado, para contar de una manera personal como transmitir la entidad de ciudad. Me pase muchos días dando largos paseos, observando y tomando anotaciones. Me inspiraban las texturas de los arboles de la tierra, los colores de los campos, la utilización de técnicas tradicionales de cestería hasta convertirlos en llamativos pectorales. He utilizando uno de los materiales que más nos representa, la lana y dibujando con técnicas de tapiz las vistas aéreas de los campos de Castilla.

– Parece un proceso muy complejo. ¿Cuánto tiempo estuviste trabajando en este proyecto sobre Palencia?

– Fue un trabajo de un año, de probar y de investigar con los materiales, tenía a mi familia ayudándome a recolectar plumas y materiales, se lo agradezco, a veces les vuelvo locos con mis ideas, pero siempre me apoyan…(risas). Este proyecto me enseño a buscar y a mirar con otros ojos a Palencia, intentaba coger trocitos de ella, de quién coexiste para representar con un lenguaje contemporáneo y a través de la joyería de dónde soy y su esencia más intrínseca.

Los característicos campos de cereal, que representé en un pectoral hecho con lana y técnicas textiles de tapiz. Otra pieza fue un homenaje a las técnicas tradicionales de cestería, materializado en un corpiño y un pectoral de cuerda. Transformar y utilizar un material que se considere un desecho para crear otro completamente distinto, es un concepto que está muy de moda el Upcycling.

¿Cuál fue el proceso creativo?

El proceso creativo es un momento íntimo. Un momento de observación, de búsqueda, de crítica, de contradicción y caos, como un instante donde se alternan el todo y la nada. Un trabajo constante de prueba y error, que delimita los aciertos y avanza hacia la materialización.

Siempre hay un gran trabajo previo de investigación y de lectura. Suelo coger un cuaderno y voy tomando notas. Hago mapas conceptuales; me permiten organizar y relacionar ideas, materiales y conceptos. Escribo cosas significativas que me inspiran o me llamaban la atención sobre el tema y sigo desarrollando cada idea con más palabras, imágenes, fotos, colores, materiales, formas. Voy abriendo distintos caminos para seguir desarrollando la idea.

Por todo ello, nuestro proceso creativo debe estar comprometido con la reflexión, con la vanguardia que vive la Joyería Contemporánea, porque debemos considerarnos una pieza más en la construcción del futuro del Arte.

– ¿Cómo ves la parte comercial de la joyería?

– La joyería, evidentemente tiene una parte comercial. Dependiendo del tipo de piezas que hagas, tendrás un público u otro. Nuestros puntos de venta están en galerías, exposiciones, ferias específicas de joyería contemporánea o tiendas más alternativas… Hace falta mucho apoyo para difundir y promocionar está disciplina artística.

– ¿Por qué crees que la gente ve las piezas como un complemento?

– En general es un tema cultural y de moda. La parte comercial en Palencia es clásica y este concepto está muy arraigado, se trata de un mercado convencional.

La joyería artística es una gran desconocida, hay que ir cambiando este concepto poco a poco.

– ¿Cómo crees que ha repercutido la pandemia que estamos viviendo en el arte?

– Han surgido muchísimas iniciativas, en las redes sociales se han movilizado y han sido una gran una alternativa. Nos han traído a casa los museos, acercándonos al arte y permitiendo conocer nuevos proyectos. Se han hecho conferencias en directo, exposiciones on-line, cursos gratuitos, ha sido increíble, nosotros hemos puesto en marcha una subasta internacional de joyería, dónde todo el dinero irá destinado a ONGs de España y Portugal.

Creo que esta situación nos ha vuelto más humanos y nos ha hecho ponernos las pilas. Esta siendo un gran aprendizaje para todos, ha cambiado nuestra vida, nuestra forma de relacionarnos, de trabajar y de consumir. Hay que mirar al futuro con positividad.

La tecnología convive y nos construye, se hace cada vez más presente en nuestro día a día, como muestra la situación actual. La popularización artística frente a la vida está in crescendo.

– ¿Cómo ves el futuro de las exposiciones de joyería?

– Hace falta más interacción en las exposiciones, eliminar las vitrinas y buscar otras maneras de mostrar. El tipo de espacio y la forma de exponer crea nuevas relaciones entre el espectador y el artista. Un gran ejemplo es el encuentro internacional Schmuck en Múnich, que se realiza cada año. Es la reunión internacional más importante de joyería contemporánea y punto de encuentro de coleccionistas, galeristas, curadores y artistas de joyería de todo el mundo.

Artistas y joyeros alquilan espacios de todos tipo para mostrar su trabajo, se crea una ruta por la ciudad, y con un mapa del certamen, vas visitando exposiciones (hay más de 200). Las exposiciones se hacen en lugares muy variopintos, desde galerías de arte, a un taller de fundición a exposiciones que se realizan en zapaterías, cafeterías, restaurantes, salas de cine, es fascinante, ver como se abren a nuevos modelos expositivos y de mostrar. Hablas con los artistas y te explican su obra, es un enriquecimiento personal y profesional grandísimo, nunca dejas de aprender, para mí es una motivación y una carga de energía brutal.

– ¿Qué harías en Palencia respecto al arte?

-¡Fomentarlo! hay que abrir la mente y dejar que corra el aire fresco. Esto es regenerarte o morir.

Hay que ayudar a promocionar y ayudar a los artistas. Involucrar a las instituciones para que respalden sus proyectos, es cultura y será legado. Puede ser una manera de atraer turismo y dar vida a la ciudad, Palencia es más que Románico. Hay que renovar la imagen de la ciudad, abrirnos a nuevas propuestas, se podrían hacer más intervenciones en la calle, crear un lugar de encuentro, dónde se generen nuevas sinergias para impulsar a la ciudad. Pero esto sin apoyo es muy complicado, los políticos se tienen que dar cuenta de la importancia y del potencial que tiene impulsar y apostar por el arte y las nuevas iniciativas.

Por otra parte, está la concienciación y formación, los artistas tenemos que acercar nuestra obra al público, romper barreras y sensibilizar. Cuando las personas conocen nuestro trabajo, valoran y entienden mejor lo que hacemos, es un trabajo duro pero muy gratificante.

Por soñar podría ser interesante montar algo parecido a la semana de la joyería que se realiza en Múnich, en Joya Barcelona o en Valencia.

Realizar un punto de encuentro internacional, con exposiciones, talleres, conferencias. Romper con las fronteras mentales de exponer en lugares convencionales. Por ejemplo se podría hacer una ruta de exposiciones en nuestras típicas bodegas palentinas, sería fantástico. Quizás un poco atrevido para Palencia, pero sería una bonita forma de fusionar lo tradicional con lo contemporáneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con